Saltar al contenido

Loro que Habla Varios Idiomas. No vas Creer su Precio (HUMOR)

Loro que Habla Varios Idiomas

Historias con humor. Versión: Juan A. Martínez


Una señora mayor que vivía sola ansiaba comprar un loro. Estaba muy emocionada y tenía la ilusión de que una mascota sería su compañero perfecto. Una vecina le recomendó una tienda de animales, donde ella meses atrás había comprado un pequeño perro.

A la mañana siguiente, muy temprano, al entrar en la tienda se dio cuenta que solo quedaban 3 loros. Miró a su alrededor y en cuanto localizó con su mirada al encargado, le hizo una señal con su mano.

— ¡Muy buenos días señora! —Le dijo con mucha amabilidad el vendedor, mientras que se acercaba a la señora—. ¿En qué la puedo ayudar?

— ¡Buenos días señor! ¿Quiero comprar éste loro? —mientras señalaba a un lindo ejemplar que le parecía de lo más simpático.

— ¡Excelente elección! Este loro le cuesta $1000 —contestó el vendedor sin pestañar, ni inmutarse.

— ¡Tanto dinero…! —la señora se llevó las manos a la cabeza, asombrada por la descomunal cifra—. ¿Por qué cuesta tanto ese loro? Si me fuera dicho $100 le fuera creído.

—Señora, éste pequeño animal es un loro bilingüe, habla muy bien el español y domina el inglés a la perfección. Es difícil diferenciar cuál es su lengua materna.

—En realidad es asombroso —dijo la señora levantando las cejas y haciendo un gesto de afirmación con la cabeza—. Nunca me lo fuera imaginado ¿Y cuánto cuesta este otro?

—Bueno, este otro loro le cuesta $5000 —respondió el vendedor con un tono firme y sin pestañear.

— ¡No puede ser! —la señora todavía más sorprendida, sacó un abanico de su bolso y comenzó a refrescarse—. Eso es demasiado dinero por un loro.

El vendedor se acercó lentamente hasta la jaula del animal y señalándolo le dijo.

—Señora, este sorprendente animal, habla 3 idiomas. Domina el alemán, el francés y también el español.

— ¡No me diga! —respondió la señora—. ¿En Verdad?

La señora un poco desilusionada, sólo le quedaba una elección. Miró de arriba abajo al último loro y le dijo al vendedor.

—Ésta bien. Me llevó éste loro —señalando a un loro flaco, viejo, feo y con pocas plumas.

—Disculpe señora… ese loro vale $20000 —contestó el vendedor con mucha seguridad y señalando al viejo loro.

— ¿Cómo va a ser? —le dijo la señora, indignada y ya molesta—. A ver dígame, ¿Cuantos idiomas habla este pajarraco?

—Le voy a decir la verdad —dijo el vendedor, bajando la voz y acercándose a la señora—. Tengo más de 5 años trabajando en esta tienda, y yo nunca lo he escuchado decir ni una sola palabra… Pero, aquellos dos loros le dicen: ¡Maestro!

Producto disponible en Amazon.es